Ir al contenido principal

Soneto I

¿Como no invocar a Dios cuando te veo? 
¿Cuando te pienso ?, ¿Cuando te escucho ? 
tu eres prueba inequívoca de que Dios existe, 
no el universo infinito lleno de energía y misterios,
con sus supernovas y cataclismos
ni el mar imponente con todos sus tonos azules 
con sus naufragios y tesoros,
ni lo es la lluvia con todas sus bendiciones 
sobre las cosechas, sobre cuerpos cansados
Ni la risa que de pronto estalla en un rostro
enajenado totalmente por la tristeza 
eres tú, tu existencia entera
milagro de piel y alma
lo que me afirma que Dios existe


                   Pier Paolo Ballotti

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin Palabras (Poema)

Me acabo de dar cuenta…
De lo incompleto de los idiomas…
Existen sensaciones que no tienen nombre, ni definición…
Cosas que resultan ser impronunciables, indescriptibles, indefinibles
Y que por más que trato… las palabras siempre se quedan cortas


Podría decir por ejemplo:
Que en tus labios he encontrado
El interruptor que paraliza el tiempo
La medicina para el dolor del alma
El elixir de la felicidad
Y sin embargo se que me quedo corto…


Puedo decirte también
Que es totalmente inexpresable
La sensación de estar en ti,
De viajar en el universo de tu vientre,
Puedo decirte que es algo así como
Estar “sobresaturado de cielo”
Pero sin embargo el término no me deja nada conforme

O también puedo asegurarte que es indescriptible
Lo que siento cuando mis manos
Navegan por el océano de tu piel
Porque toda la dulzura y suavidad que transmite
Cada centímetro de ti a mis manos
Me hace pensar que tu piel…
Esta tejida con los hilos de mis sueños
Y sin embargo se, que la imaginación se me queda corta…



En fin…
Es totalmente fru…

Despues de una noche de amor (Poema)

Tiempo después…
De la noche que se quedo sin estrellas
Tiempo después…
En que interrumpimos el susurro del viento con suspiros.

Sigo pensando, mientras que en mi ser,
Se disuelven las últimas gotas de tu esencia
Como a veces se interpreta de obsceno
Un acto que nació para ser perfecto.

Parece increíble…
Pero aun mi piel, destila tu sudor
Todavía mi cuerpo, siente tu peso
Y mi corazón desconcertado…
Sigue marchando al ritmo de tus latidos.

Siempre recordare esa noche
Donde el deseo cruzo las fronteras de la piel
Y con toda mi existencia te agradecí
Por haberme regalado el cielo envuelto en tu cuerpo.

Pier Paolo Ballotti.

Reencuentro Cotidiano

Nos reencontramos, a diario  a pesar de la cotidianidad  y sus tonos monocromos y sepias,  a pesar de la rutina que enlaza las vidas  en un circulo sin fin ni comienzo, a pesar del tiempo que gira  como una noria eterna. Es como si te viera siempre  con ojos renovados que buscan,  insistentemente la complicidad que guardan los tuyos  Para luego de encontrarla,  quedar  irremediablemente atrapado en la fuerza gravitatoria de tu mirada. Y de esta manera sentir   una ola de ternura, que rompe la inercia de mi cuerpo. Y me  acerca a la orilla de tu existencia,  sin decir una palabra, Con un silencio que dice  todas las palabras de amor pronunciadas comenzar a delimitar tus labios muy lento con la  punta de mis dedos, queriendo encerrar en ellos completamente mi anhelo. Y tus  ojos se van cerrando... Y tus labios se van entreabriendo  para besar sutilmente una a una  las puntas de mis dedos, Como si quisieras deshojar  ápice a ápice mi cordura.  Y entonces, ya no es sangre, lo que corre p…