Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Táctica y estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos

no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites

Delirios

Después de embriagarme en melancolía,
He comenzado no solo a imaginarte, soñarte, anhelarte
Como es de costumbre y ritual obligatorio
De mis noches sin noche,
No... Sin duda...
Esta vez voy más allá,
Esta vez, voy directo hacia las tierras del delirio.

Por ejemplo, alucino,
Que estoy sentado en tus pupilas
Bebiendo trago a trago
Tu dulce mirada.

O tal vez,
Que transito errante por la geografía de tu piel,
Remarcando con tinta indeleble
Las caricias que dibuje en tus colinas, valles y praderas.

O que hago un viaje,
A través del universo de tus pensamientos
Buscando en las galaxias más lejanas
El mundo de complicidades y vivencias
Que habitamos alguna vez.

Y así incesantemente,
Uno tras otro van naciendo mis delirios
Cada vez más irreales, más intangibles,
Hasta llegar al delirio máximo,
Al limite de lo imaginario...
Que es creer, con fe renovada
Que aún existo...
Aunque sea en el rincón
Mas olvidado y oscuro...
De tu vida....

Pier Paolo Ballotti.

Poema de las cosas

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se estan yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.