Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2011

Inesperadamente

Inesperadamente tu amor llega a mi vida,
mujer de besos hondos y plenitud creciente,
como brota un retoño de una rama caída,
como en un río seco renace la corriente.

Llegas como las nubes, inesperadamente;
inesperadamente llegas como el verano,
para dejarme el peso de una sombra en la frente
y un dolor de raíces profundas en las manos.

Y es que tu boca alegre me inspira un beso triste,
y en tus ojos cercanos veo un mirar ausente,
porque sé que algún día, lo mismo que viniste,
te me irás de los brazos, inesperadamente...


José Ángel Buesa

Fragmentos Favoritos del TAO

Engendrar y criar, engendrar sin apropiarse, obrar sin pedir nada, guiar sin dominar, esta es la gran virtud.

Todos los seres crecen agitadamente, pero luego, cada una vuelve a su raíz.

Volver a su raíz es hallar el reposo.

Reposar es volver a su destino.

El gran gobernante pasa inadvertido por el pueblo.

A éste sucede el que es amado y elogiado por el pueblo.

Después, el que es temido.

Y finalmente, el despreciado.


Si no hay una confianza total, se obtiene la desconfianza.U


Un huracán no dura toda la mañana.

Un aguacero no dura todo el día.

El que conoce a los demás es inteligente.

El que se conoce a sí mismo es iluminado.

El que vence a los demás es fuerte.

El que se vence a sí mismo es la fuerza.

La renuncia

He renunciado a ti. No era posible Fueron vapores de la fantasía; son ficciones que a veces dan a lo inaccesible una proximidad de lejanía. Yo me quedé mirando cómo el río se iba poniendo encinta de la estrella... hundí mis manos locas hacia ella y supe que la estrella estaba arriba... He renunciado a ti, serenamente, como renuncia a Dios el delincuente; he renunciado a ti como el mendigo que no se deja ver del viejo amigo; Como el que ve partir grandes navíos como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes; como el perro que apaga sus amorosos brios cuando hay un perro grande que le enseña los dientes; Como el marino que renuncia al puerto y el buque errante que renuncia al faro y como el ciego junto al libro abierto y el niño pobre ante el juguete caro. He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que su boca pronuncia; como esos granujillas otoñales, con los ojos estáticos y las manos vacías, que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparates de las con…

Poema de La despedida

Te digo adiós si acaso te quiero todavía
Quizas no he de olvidarte... Pero te digo adiós
No se si me quisiste... No se si te quería
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste y apasionado y loco
Me lo sembré en el alma para quererte a tí.
No se si te amé mucho... No se si te amé poco,
Pero si sé que nunca volvere a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo
Y el corazón me dice que no te olvidaré.
Pero al quedarme solo... Sabiendo que te pierdo,
Tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós y acaso con esta despedida
Mi más hermoso sueño muere dentro de mí.
Pero te digo adiós para toda la vida,
Aunque toda la vida siga pensando en tí.

Jose Angel Buesa

Este amor

Este amor me tiene de blanco y negro a tecnicolor
Ida y vuelta, Y me hace volver desde donde tus labios me dejaron  
Para recomenzar el universo y reinventar de nuevo mi mundo
Para apagar los jamases y encender todos los siempres
Para preguntarme una y otra vez,
si puedo meter la eternidad en un beso
Y preguntarme, como es que todo el deseo que nace de mi
Cabe completo en ese espacio infinito que existe en tus labios entre abiertos.
De este amor que me lleva y me trae como si fuera un títere
Y me acaricia el alma con sus manos de lluvia
Inundándola de una esperanza y felicidad casi insoportable
De este amor  que también me observa en las noches con sus ojos de fuego
Que consumen mi paz y me queman en esa hoguera de la incertidumbre
Si, es de este, precisamente este,  el amor que siempre he querido sentir.





Pier Paolo Ballotti

Amor a Destiempo

El amor a destiempo
Está saturado de melancolía, de viejas nostalgias,
De pretextos, de excusas, de evasivas constantes
Para callar culpas, para silenciar la conciencia que juzga y castiga

El amor a destiempo
Se revela siempre por las noches, y es en la oscuridad y el silencio
Donde los pensamientos te tienden una emboscada
Y haciendo justicia aniquilan toda idea falsa de felicidad

El amor a destiempo
Se manifiesta inesperadamente, un jueves cualquiera por ejemplo
Y sientes que el corazón deja de latir por un momento
Para hablarte con total y cruda franqueza

El amor a destiempo
Es la penitencia a pagar de los cobardes
Que pudieron y no se atrevieron
De los tercos y caprichosos
que no escuchan realmente al corazón
De los que se vanaglorian en la soberbia
Y tienen esa mala costumbre de amarse demasiado a sí mismos
De los que prefieren comodidad y conveniencia
En vez de pasión y ternura
De los que son conformistas
Y se resignan a una buena compañía nada mas
El amor a des…

Táctica y estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos

no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites

Delirios

Después de embriagarme en melancolía,
He comenzado no solo a imaginarte, soñarte, anhelarte
Como es de costumbre y ritual obligatorio
De mis noches sin noche,
No... Sin duda...
Esta vez voy más allá,
Esta vez, voy directo hacia las tierras del delirio.

Por ejemplo, alucino,
Que estoy sentado en tus pupilas
Bebiendo trago a trago
Tu dulce mirada.

O tal vez,
Que transito errante por la geografía de tu piel,
Remarcando con tinta indeleble
Las caricias que dibuje en tus colinas, valles y praderas.

O que hago un viaje,
A través del universo de tus pensamientos
Buscando en las galaxias más lejanas
El mundo de complicidades y vivencias
Que habitamos alguna vez.

Y así incesantemente,
Uno tras otro van naciendo mis delirios
Cada vez más irreales, más intangibles,
Hasta llegar al delirio máximo,
Al limite de lo imaginario...
Que es creer, con fe renovada
Que aún existo...
Aunque sea en el rincón
Mas olvidado y oscuro...
De tu vida....

Pier Paolo Ballotti.

Poema de las cosas

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se estan yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.

Te quiero (Poema)

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro
tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero
y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola
te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho mas que dos.

Mario Benedetti

Desiderata (Poema)

“Camina plácidamente entre el ruido y las prisas,

y recuerda que la paz puede encontrarse en el silencio.

Mantén buenas relaciones con todos en tanto te sea posible, pero sin transigir.

Di tu verdad tranquila y claramente;

Y escucha a los demás,

incluso al torpe y al ignorante.

Ellos también tienen su historia.

Evita las personas ruidosas y agresivas,

pues son vejaciones para el espíritu.

Si te comparas con los demás,

puedes volverte vanidoso y amargado

porque siempre habrá personas más grandes o más pequeñas que tú.

Disfruta de tus logros, así como de tus planes.

Interésate en tu propia carrera,

por muy humilde que sea;

es un verdadero tesoro en las cambiantes visicitudes del tiempo.

Sé cauto en tus negocios,

porque el mundo está lleno de engaños.

Pero no por esto te ciegues a la virtud que puedas encontrar;

mucha gente lucha por altos ideales

y en todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé tu mismo.

Especialmente no finjas afecto

Tampoco seas cínico respecto al amor,

porque fre…