Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Abstracto Numero 1 (Poema)

antas noches perdido en miradas a las que era ajeno
“muchos labios, poco gusto, sin sabor a amor”
Tanto tiempo cosechando una ilusión en mi mente,
Alargando mi imaginación para tratar de alcanzar tú estrella.

Tantas horas llenando un cuarto de suspiros
“muchos cuerpos, poca entrega, sin llegar al alma”
Evaporándose gota a gota la paciencia,
Sintiendo el creciente vacío que devoraba mi esencia.

Tantos días exprimiendo los deseos de encontrarte
“muchos sueños poca realidad, sin tocar el suelo”
Persiguiendo la sombra de tu inexistencia,
Oliendo tú cabello, con aroma a nada.

Pero llegaste, y el universo se me hace pequeño…
Para guardar este sentimiento…
“mucho corazón, escasa razón, sin miedos ni orgullo”

Y ahora que estas conmigo:
Todo sobra, todo es grande, irreverente, innecesario,
Porque yo, de todo los lugares del mundo….
Me conformo con refugiarme de los infortunios de la vida
En el rincón mas pequeño y escondido de tu cuerpo…


Pier Paolo Ballotti

Nocturno VIII (Poema)

Aquí, solo en la noche, ya es posible la muerte.
Morir es poca cosa si tu amor está lejos.

Puedo cerrar los ojos y apagar las estrellas.
Puedo cerrar los ojos y pensar que ya he muerto.

Puedo matar tu nombre pensando que no existes.
Ahora, solo en la noche, sé que todo lo puedo.

Puedo extender los brazos y morir en la sombra,
y sentir el tamaño del mundo en mi silencio.

Puedo cruzar los brazos mirándote desnuda,
y navegar por ríos que nacen en tu sueño.

Sé que todo lo puedo porque la noche es mía,
la gran noche que tiembla de un extraño deseo.

Sé que todo lo puedo, porque puedo olvidarte:
Sí. En esta sombra, solo, sé que todo lo puedo.

Y ya ves: me contento con cerrar bien los ojos
y apagar las estrellas y pensar que me he muerto.

La Otra Copa del Brindis (Poema)

Al principio ella fue una serena conflagración
un rostro que no fingía ni siquiera su belleza
unas manos que de a poco inventaban un lenguaje
una piel memorable y convicta
una mirada limpia sin traiciones
una voz que caldeaba la risa
unos labios nupciales
un brindis

es increíble pero a pesar de todo
él tuvo tiempo para decirse
qué sencillo y también
no importa que el futuro
sea una oscura maleza

la manera tan poco suntuaria
que escogieron sus mutuas tentaciones
fue un estupor alegre
sin culpa ni disculpa
él se sintió optimista
nutrido
renovado
tan lejos del sollozo y la nostalgia
tan cómodo en su sangre y en la de ella
tan vivo sobre el vértice de musgo
tan hallado en la espera
que después del amor salió a la noche
sin luna y no importaba
sin gente y no importaba
sin dios y no importaba
a desmontar la anécdota
a componer la euforia
a recoger su parte del botín

mas su mitad de amor
se negó a ser mitad
y de pronto él sintió
que sin ella sus brazos estab…

Enamorarse y no

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Me dueles

Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza. Córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.

Entre los escombros de mi alma, búscame,
escúchame.
En algún sitio, mi voz sobreviviente, llama,
pide tu asombro, tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
viene desde la muerte, desde antes
del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad de rostro, qué ternura
de luz ensimismada,
qué dibujo de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
del suelo, de la sombra que pisas,
del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
y quiero vivir, vivir, vivir.

Pensamiento Universal.

El pensamiento universal...
El estandarizado, el unísono, el globalmente aceptado,
El que debería ir evolucionando y mejorando...
Va perdiendo su color, su diversidad, sus matices de amor,
Su brillo de genialidad,
Se blanquea sin remedio en la intemperie de la banalidad y la estupidez.
Se destiñe con el cloro de la superficialidad,
Pierde decibeles, pues lo calla la ignorancia
Ya no tiene ese gusto a utopías y sueños
Ahora esta sazonado con las hierbas amargas del conformismo.
Este es, el nuevo “patrimonio” del hombre
Una ideología contaminada que envenena su humanidad
Convirtiéndolo en una bestia amante de la destrucción,
Que ha transformado al mundo en un lugar de luz y sombras,
En un sitio con ruidos y no sonidos,
En un frasco de pestilencia y no de aromas,
En un objeto sin textura,
En una orbe de religiones sin creyentes,
En un infierno terrenal en el que rige un Rey de papel estampado,
En un caos organizado por la maldad,
En el único planeta del universo
Que clama con orgullo…

Poema 20

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanque…

Entre Siempre y Jamas (Poema)

Entre siempre y jamás
el rumbo el mundo oscilan
y ya que amor y odio
nos vuelven categóricos
pongamos etiquetas
de rutina y tanteo

-jamás volveré a verte
-unidos para siempre
-no morirán jamás
-siempre y cuando me admitan
-jamás de los jamases
-(y hasta la fe dialéctica
de) por siempre jamás
-etcétera etcétera

de acuerdo
pero en tanto
que un siempre abre un futuro
y un jamás se hace un abismo
mi siempre puede ser
jamás de otros tantos

siempre es una meseta
con borde con final
jamás es una oscura
caverna de imposibles
y sin embargo a veces
nos ayuda un indicio

que cada siempre lleva
su hueso de jamás
que los jamases tienen
arrebatos de siempres

así
incansablemente
insobornablemente
entre siempre y jamás
fluye la vida insomne
pasan los grandes ojos
abiertos de la vida.

Corazon coraza (Poema)

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

Empero (Poema)

Cierro los ojos para disuadirme.
Ahora no es, no puede ser la muerte.
Está el escarabajo a tropezones,
mi sed de ti, la baja tarde inmóvil.

De veras está todo como antes:
el cielo tan inerme,
la misma soledad tan maciza,
la luz que se devora y no comprende.

Todo está como antes
de tu rostro sin nubes,
todo aguarda como antes la anunciada
estación en suspenso,
pero también estaba entonces este pánico
de no saber huir y no saber
alejarme del odio.

De veras todo está
destruido, indescifrable,
como verdad caída inesperadamente
del cielo o del olvido
y si alguien, algo, me golpea los párpados
es una lenta gota empecinada.

Ahora no es, no puede ser la muerte.

Abro los ojos para convencerme.

Amor mio, mi amor (Poema)

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.

Quien Soy (Poema)

Una vez alguien me pregunto... ¿quién eres?,
Al momento respondí la típica respuesta digna de un reflejo condicionado, tan inherente a un animal de costumbre como lo es el humano,
Pero después de tanto pensar encontré este concepto que me dejo casi, “casi”, conforme:

Yo soy, no solo porque existo, ni porque tengo nombre
Cedula, dimensiones de peso y altura, ni siquiera soy,
Porque tengo una multiplicidad de roles en una sociedad.

Soy porque genero cambios, soy acción, pensamiento y movimiento
Alimentados de estímulos: fuertes, sutiles, extraordinarios o banales, enlazados en un círculo o patrón constante.

Soy un conjunto de ideas, fantasías, sueños, miedos, fobias,
Vicios, valores, creencias, dudas y por encima de todo,
Deseos (reprimidos y cumplidos), guardados en un estuche de carne y hueso.

Soy el eco de innumerables enseñanzas, condenadas a la oxidación de la edad
Y un manojo desordenado de costumbres y manías.



Soy más de lo que reflejo con mis actitudes y aptitudes en los demás,

Los Amorosos (Poema)

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se …

Nocturno VII (Poema)

Ahora que ya te fuiste, te diré que te quiero.
Ahora que no me oyes, ya no debo callar.
Tú seguirás tu vida y olvidarás primero…
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar.

Hay un amor tranquilo que dura hasta la muerte,
y un amor tempestuoso que no puede durar.
Acaso aquella noche no quise retenerte…
y ahora estoy recordándote a la orilla del mar.

Tú, que nunca supiste lo que yo te quería,
quizás entre otros brazos lograrás olvidar…
Tal vez mires a otro, igual que a mí aquel día…
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar.

El rumor de mi sangre va cantando tu nombre,
y el viento de la noche lo repite al pasar.
Quizás en este instante tú besas a otro hombre…
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar…

Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar…

Ven (Poema)

Ven

Ven, que estoy harto de buscarte en la geografia de mi cama,
En  mis sueños que no apareces,
En el mar traicionero de mi hastio
En cada Rincon de mi desesperacion

Ven, que estoy cansado de inventarte y reinventarte
De aferrar mis ilusiones a tu cintura que nunca he tocado
A besar tus labios en otros tantos labios
A extrañarte en mis brazos que nunca has estado

Ven a voltearme el mundo
A convertir en mentiras mis verdades
En realidad mis fantasias
En Luz toda Mi oscuridad

Ven a demostrarme
Que el amor  y la locura van de la mano
Que el amor puede ser agua bendita
Y tambien el mas Dulce veneno

Ven...
No importa que luego
Me  condenes al gelido  olvido
Que Mi corazon arda en la llama eterna de la nostalgia

Ven...
Derriba esta coraza forjada con el acero de mis miedos
Esta asfixiandome lentamente el Alma
Esta matandome y necesito vivir...

Pier Paolo Ballotti